INFORMATIVO 27 Y

miércoles, 6 de junio de 2012

Irán e Israel comienzan su cuenta atrás

La cuenta atrás ha comenzado a contar para Irán e Israel, y tal vez para todos. Para Irán porque el primero de julio se ponen en marcha —si no llega a un acuerdo en la ronda de negociaciones que se celebra en Moscú a mediados de este mes— unas sanciones que ahogarán su economía.

Para Israel, porque si quiere llevar adelante una acción militar unilateral contra Irán deberá hacerlo en estos meses en que Estados Unidos está ocupado con su campaña electoral. Y para todos, porque “si Israel ataca Irán puede desencadenarse una guerra con repercusiones globales”, afirma Mark Fitzpatrick, director del programa de Desarme y No Proliferación del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS, en sus siglas en inglés).
Fitzpatrick es uno de los participantes en la V Conferencia del Foro Internacional de Luxemburgo para Prevenir una Catástrofe Nuclear, que se celebra en Berlín. “Un ataque a Irán sería un error terrible”, añade para insistir en la necesidad urgente de alcanzar un acuerdo de mínimos en Moscú sobre el que se pueda ir “construyendo confianza”.
“Si no hay estabilidad en el mundo, no se pueden hacer negocios. Lo primero es la seguridad”, afirma el exministro de Exteriores ruso Ígor Ivanov al criticar a quienes excusan que no se hagan mayores esfuerzos en este terreno porque la crisis financiera que sufre el sur de Europa concentra toda la atención de los Gobiernos.
Pero Europa parece más empeñada que antes en encontrar una salida al callejón iraní. De ahí que haya querido denominar al grupo negociador E3+3 (la UE, con Francia, Reino Unido y Alemania + Rusia, China y Estados Unidos), en lugar de 5+1 (los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania), como se le conocía.
“Transparencia”, “confianza” y “preocupación” han sido las palabras más pronunciadas por los numerosos expertos que participan en la conferencia de este think tank, que preside el multimillonario ruso Viatcheslav Kantor. No solo en referencia a Irán, sino también en cuanto a las relaciones entre Rusia y Estados Unidos y entre Rusia y Europa.
“Solo si el desarme de las potencias nucleares avanza se podrá poner fin a la proliferación”, ha declarado Rolf Nikel, comisionado de Alemania para el Control de Armamento y el Desarme. Nikel ha destacado la necesidad de incluir también en los acuerdos de desarme las armas nucleares tácticas que —más de 20 años después de la caída del muro de Berlín, que enterró la guerra fría— siguen teniendo Rusia y la OTAN almacenadas en varios países.
Tras destacar el “interés recíproco” de Rusia y la Unión Europea por estrechar la cooperación sobre la defensa de misiles, Nikel insistió en la necesidad de “evitar que el espacio se convierta en el nuevo escenario de la carrera armamentista”.
De la misma forma que se firmó el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, START III, entre los presidentes Barack Obama y Dmitri Médvedev, en Praga en 2010, y se ratificó con notable rapidez por los Parlamentos de los dos países, los expertos señalaron la conveniencia de avanzar en las negociaciones sobre el Tratado ABM (AntiMisiles Balísticos). Nikolay Laverov, vicepresidente de la Academia de Ciencias de Rusia, ha considerado que los desacuerdos son ahora mayores. “Rusia y Estados Unidos deben ser más constructivos y dejar a un lado la confrontación en cuanto a la defensa antimisiles”, ha subrayado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...