INFORMATIVO 27 Y

martes, 21 de agosto de 2012

¿Por qué rechaza la gente las Teorías de la Conspiración?



la proxima guerra por que rechaza la gente las teorias de la conspiracionLa burla de las teorías de la conspiraciónen la prensa estadounidense y en los medios occidentales se basa en el argumento simplista de que la razón está del lado del gobierno y de la burocracia, y no al margen de la sociedad y la civilización. Los defensores contra la conspiración afirman ridículamente que los teóricos de la conspiración son presa de la paranoia y el pensamiento irracional sin explicar su razonamiento defectuoso propio.
Le ponen gran énfasis a las etiquetas y ninguno a los hechos. Pero no son los únicos. Al parecer, los insultos son suficiente para ganar un juicio en un tribunal estadounidense del siglo XXI. Vamos a dejar de lado las burlas y mirar el panorama real. En el tribunal de la opinión pública mundial, la verdad sobre el 11 de Septiembre ya ha ganado. La verdad es que los “teóricos de la conspiración” del 11 de Septiembre [leáse relatores de la verdad] no son la parte irracional en el debate acerca de lo que pasó el 11S, porque los hechos de la historia están de su lado y nadie con un intelecto honesto puede decir lo contrario.


Como la mayoría de la gente no está convencida por los hechos sino por el miedo, a ciegas rechazan la verdad sobre el 11-S y acusan a los “teóricos de la conspiración” de ser irracionales, conspirativos y paranoicos. Además del miedo, hay cuatro razones por las cuales las personas rechazan las teorías de conspiración de una manera al por mayor, sobre todo las reclamaciones basadas en hechos realizadas por el movimiento global de verdad y justicia sobre el 11 de Septiembre.
1. Miedo. Hay muchas dimensiones en cómo la gente bloquea el miedo de descubrir, aceptar y decir la verdad sobre el 11S. La primera dimensión es cósmica. La historia oficial sobre el más importante acontecimiento socio-político de la historia moderna se ha grabado a fuego en el corazón de la cultura y la civilización occidental. La imagen que Estados Unidos tiene de sí misma está envuelta en sí misma con el cuento de hadas del 11S. Para muchos, el miedo de cuestionar la autenticidad de la historia se relaciona con el miedo de sacudir el escenario cosmológico dentro de la propia mente que ha sido construido por los líderes políticos y la televisión. La segunda dimensión es social. La gente tiene un miedo básico de no querer ser asociados con los “teóricos de la conspiración y sus opiniones locas y paranoicas”. Ellos quieren quedarse dentro de la seguridad de la tribu, y renegar de los mitos más sagrados de la propia tribu va más allá de la traición, que se interpreta como un suicidio espiritual. La tercera dimensión es la más obvia: El miedo a la muerte. El gobierno está observando lo que usted dice y lee, y sabe lo que piensa y cree. La mayoría de la gente, naturalmente, no quiere quedarse en evidencia y gritar en la multitud: “Yo pertenezco a vosotros porque rechazo las mentiras y las fábulas! Ahora venid a por mi!”.
2.Ignorancia. Debido a la censura sistemática de la evidencia que muestra que la historia oficial del 11 de Septiembre es una mentira, la gente simplemente no lo sabe. No sólo son ignorantes de los hechos que subrayan el caso del movimiento por la verdad y la justicia del 11S, sino que incluso ignoran que hay un apagón informativo. Desde luego, la excusa de la ignorancia es más difícil de defender en la era de Internet y los nuevos medios. Una gran cantidad de personas que rechazan las teorías de la conspiraciónson demasiado perezosas para sentarse y hacer la investigación por sí mismas.
3. Un falso sentido de superioridad y una falsa sensación de conocimiento. La presunción de los negadores de la verdad sobre el 11S es difícil de digerir. En realidad desprecian las informaciones nuevas y los nuevos conocimientos, lo cual es extraño para mí. Valoro el aprendizaje y siempre estoy abierto a nuevas ideas y nuevas formas de ver el mundo. Cuando me encontré con ’11-S: El Camino a la Tiranía” por Alex Jones en febrero de 2004 me quedé anonadado. Recuerdo haber visto la captura de Saddam en la CNN unos meses antes, y pensaba, “Wow, esta guerra de Irak resultó estar bien, por lo menos el pueblo iraquí tiene al fin su justicia”. Pero el descubrimiento de que la historia del 11 de Septiembre fue una fábula inventada me llevó de la buena voluntad hacia el gobierno de Estados Unidos a la rabia absoluta. Era fácil para mí replantearme cual era el fin de la guerra contra el terror al ver los hechos reales sobre el 11S presentados por primera vez, porque yo no soy americano, así que no tengo ningún interés emocional en lo que el gobierno estadounidense hace. Los estadounidenses están en un lugar mucho más difícil espiritualmente. El pecado del 11 S debe ser una carga pesada de llevar para un país de personas de mente moral.
Este artículo no trata de juzgar a nadie ni a ningún país, sino un intento de entender por qué las personas reaccionan de manera diferente a la misma información. ¿Por qué algunas personas piensan que saben cómo funciona el mundo y se niegan a aceptar la validez de las nuevas visiones del mundo, mientras que otros están deseando encontrar esos descubrimientos asombrosos? Yo sé lo ignorante que soy del mundo, de la historia y de la humanidad, así que me siento cómodo con dejar entrar a las visiones del mundo si los hechos no encajan.
4. El lavado de cerebro colectivoEl lavado de cerebro de América, Israel, Occidente y el mundo desde los eventos de falsa bandera del 11 de septiembre es sin duda una de las mayores razones por qué las personas rechazan las interpretaciones alternativas del 11S y la guerra contra el terror. Las naciones del mundo están viviendo dentro de la gran mentira que ofrece el decodificador magnífico de la realidad, que se conoce con el nombre de política del gobierno de Estados Unidos. El nombre espiritual para este decodificador de falsa realidad es Satanás, también conocido como el acusador. Las personas viven, respiran y comen la mentira del 11 S. Se trata de un virus vivo que se encuentra dentro de los órganos del cuerpo y sus sistemas digestivos. Una cucharadita de la razón no es suficiente para tratar al paciente espiritual.
5. El silencio y el encubrimiento institucional. Los académicos, los medios de comunicación y las instituciones gubernamentales en Occidente han acordado mantener la verdad sobre el 11-S como un secreto para el pueblo estadounidense y al mundo. La cultura en la parte superior de la parte superior de la sociedad moderna de Estados Unidos y otras sociedades funciona según un principio básico: “mantener la boca cerrada.” Para aprender más sobre la cultura del silencio en instituciones de élite de Estados Unidos, leer, “False Flag Terror and Conspiracies of Silence,” by Prof. James F. Tracy, y “Codes of Silence and Child Abuse Cover-Ups: The Sick Underbelly of Institutions in the US,” by Nathalia Jaramillo. En las altas esferas, los secretos se mantienen, el conocimiento es reservado, y el silencio es valorado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...