INFORMATIVO 27 Y

jueves, 1 de marzo de 2012

Confesiones y testimonios de una industria dominada por fuerzas ocultas



Es claro para cualquiera que vea los vídeos, las escenografías o escuche las canciones de Lady Gaga que esta cantante es un prototipo del control mental, por parte de una elite satanista practicando de “lo oculto”, que se ejerce en la industria de la música. En este extracto de entrevista  en ‘backstage’, totalmente subtitulada en español, la cantante rompe su programación de robot illuminati absurdo a la que nos tiene acostumbrados para decir algo coherente unos minutos.
Otra pincelada del personaje:
Y es que la industria de la música (como la del cine) funciona así. Estos seres manipulados, tan envidiados y admirados por millones de personas, están ahí, en ese lugar tan visible ante nuestros ojos y se mantienen en éste con un éxito y fama, por la sencilla razón de que antes firmaron un contrato con sangre con el Diablo y vendieron su “alma”.
Aquí la cantante Melyssa Ford explica exactamente lo que está ocurriendo a su alrededor y hace una denuncia porque, según ella, el público debería saberlo. Siento que no esté subtitulado. Dice al final “realmente, no merece la pena” (hacer un trato así).
Las pruebas de que este tipo de prácticas es habitual en la industria están, por desgracia, por todas partes.
Beyonce, una de las artistas pop más aclamadas por millones de jóvenes, dice en varias entrevistas que a ella la poee “la fuerza de Sasha” cuando está en el escenario. Sencillamente, se deja llevar por esto que ella llama “Sacha fierce” y que la convierte en una persona totalmente distinta a la que ella es.
Beyoncé, como muchos otros cantantes y actores famosos, ha reconocido: “Cuando veo un vídeo mío en la televisión, me digo “Quién esa?. Yo no me atrevería a hacer tal cosa”. “Sacha no soy yo”. “Sacha me protege de lo que hago”.”No me gustaría Sacha si le conociera fuera del escenario”. “He creado un alter ego que me protege en el escenario y hace las cosas que yo jamás me atrevería a hacer”
Aquellos que “cambian su opinión” una vez de firmado ese contrato, a cambio de fama y dinero, son sacrificados sin miramientos.
Aquí a fallecida Whitney Houston, en una entrevista en el 2002 habla de relaciones de “control” ejercidas por parte de su agente hasta que ella “cambia de opinión” y decide salirse de “esto”. Pide en esta entrevista que la gente rece por su alma y dice claramente que imágenes donde ella es retocada para parecer estupenda, cuando es un esqueleto andante, es lo que ocurre todos los días con muchas personas en la industria. Nuestros ojos y oídos quedan “fascinados” ante el influjo que ejercen sobre nosotros las estrellas de la música, y del mismo modo, del cine. Pero la fuerza que realmente está detrás de todos ellos no es otra que lo que históricamente, el ser humano ha llamado “el diablo”. Si abrimos aun un poquito más nuestra perspectiva, comprenderemos que esto que llamamos “diablo”, “satán” o “demonios”, son fuerzas que están ancladas en otro plano de la realidad y que son asimiladas también en lo “extraterrestre”. A mi modo de ver, lo más certero es denominarlas “hiperdimensionales” para que quede fija en nuestra mente, claramente, la idea de que no vienen desde “fuera de la Tierra”, ni tampoco se requieren determinadas creencias religiosas para captar esas fueras, ser dominado por ellas  o directamente sufrirlas.
En esta entrevista, la fallecida cantante dice  muchas, muchas cosas.
Para entender hasta qué punto este fenómeno de conversión al satanismo por medio de la firma de un contrato podemos analizar la actuación de la reina illuminati de la industria musical, Madonna, en la Superbowl de 2012. Fue, como se ha visto y expuesto a lo largo y ancho de la red, un ritual religioso de ocultismo (están celebrando ante millones de personas algo que los que ven creen que es otra cosa). Podríamos también llamarlo “ritual satánico” porque así es como se han llamado a los rituales heredados de la Antigua Babilonia que han llegado hasta nuestros días.  Madonna, haciendo el papel de  Isis-Ishtar.  Imágenes de la diosa, del disco alado de Osiris, del Ojo que Todo lo Ve, de mandiles masónicos, símbolos de la masonería, están por todas partes.
Si hay algo llamativo y común a todas estas super-stars (y no tanto) que venden su alma a “ESO” a cambio de fama y dinero, es lo bien que se conservan a lo largo del tiempo. El caso de Madonna, con 54 años,  es sintomático. Madonna es practicante de Kabalah, una forma antigua de magia practicada por los judíos. Madonna ha vendido más discos que ninguna otra artista femenina en la historia de la música. Emplea la técnica del “backtracking” (mensajes subliminales que son asimilados por la mente al escuchar algunas de sus letras y que sólo son captados cuando se escucha el track al revés), y, cuando Lady Gaga no andaba aún en pañales, ella ya se retrataba en sus portadas de discos como “El Ojo que Todo lo ve”, aparecía con la pirámide illuminati cosida en su chaqueta o interpretaba rituales y sacrificios en sus vídeos. Madonna se caracteriza también por su explícita falta de respeto a otras religiones que no sean la practicada por ella.
Vídeo completo de la Super Bowl:
La “M” está por todas partes, supuestamente por “Madonna”, pero claramente indicando a “Marduk”, dios sumerio, hijo de Ea y Damkina. Marduk es el dios creador que vence a una generación anterior de dioses en la Tierra, de acuerdo al Enuma Elish, el primer poema épico escrito que ha llegado a nuestros días y que ha tenido una gran influencia en el Génesis del Antiguo Testamento.
Aquí tenemos más testimonios de famosos cantantes que dicen haber vendido su alma al Diablo, personas tan aclamadas como Bob Dylan dijo en una rara entrevista que él firmó años atrás un pacto con el que él llama “Comandante en Jefe” de ESTE MUNDO Y DEL MUNDO QUE NO PODEMOS VER, a partir del cual le fueron conferidos unas capacidades que él ignoraba que tenía. El pacto sigue en pie y es una de las razones por las que sigue en la industria, aunque también dice que Dylan está tratando de revertir “el final” (entregar su alma definitivamente por la eternidad).
Es claro que no toda la música que llega a nuestros oidos está dominada por esta tendencia y esta VIBRACION satánica que hace que al escucharla, entreguemos un poco o un mucho de nuestra energía a estas fuerzas ocultas. Por supuesto que no. Siempre ha habido mensajeros de la verdad, de la paz (no de la “paz” que es “guerra” que otros tratan de imponer)  y que con su música y sus letras, han tratado de llegar a la gente para que abriera los ojos, para que entendiera el juego entre las fuerzas, para que aportara su granito de arena para que entre todos pudiéramos hacer un mundo donde fuera posible la vida y el amor. Pero, si os dáis cuenta, muchos de estos mensajeros de la paz se fueron demasiado pronto, asesinados a sangre fría como Bob Markey o John Lennon, o con métodos de engaño, como en el caso de Mickael Jackson, que, a pesar de haber estado dominado por estas fuerzas durante muchos años, quiso alertar al mundo de lo que ocurría y lo hizo de un modo explícito, aunque sus palabras no tuvieron nunca el eco que tuvo sus primeros discos.
Aquí M. J. en una rueda de prensa en 2002 durante su momento de caída en picada en los medios de comunicación .
Mi mensaje desde TaT no es sólo “Hey, abre los ojos, mira lo que ocurre”, sino también, “contribuye a hacer de este mundo algo mejor, deja el miedo a un lado y haz lo que tengas dentro de tí para que una vibración de Verdad pueda recorrer el mundo y las almas puedan disfrutar de su libre albedrío y los hombres puedan reconocerse los unos en los otros”.
Esa es la parte más importante. En ese momento, cuando comprendes que no eres un granito de arena, alguien insignificante sin cuya contribución podemos vencer esta batalla final, sino que entiendes que eres un universo completo en construcción, es cuando comienza el verdadero “Despertar”.
Rating: 7.5/10 (11 votes cast)
Rating: +6 (from 6 votes)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...