INFORMATIVO 27 Y

sábado, 3 de marzo de 2012

netanyahu quiere “borrar del mapa” al Líbano



El Primer Ministro de Israel, Benjamín Bibi Netanyahu ha expresado su deseo de acabar con la nación del Líbano, a la que considera casi tan enemiga como Irán. Este acto de provocación comenzó gracias a una entrevista que el mandatario israelí le concedió a periódico alemán Die Zeit, de la cual se destaca la afirmación de este posible acto de hostilidad, en el extracto [1] que se verá a continuación:
Pregunta: “Felicitaciones Sr. Netanyahu, mi primera pregunta es si el inicio de la construcción de una línea de trenes más grande confirma el anuncio de la Oficina de Inteligencia Disidente Siria de que atacará el Líbano?”
Respuesta:“Sí, y no es un secreto que sucederá con el apoyo del Golfo de Estados Unidos  y es por eso que ha sido advertido, pero antes de preguntar, usted tiene que mirar el nuevo mapa del mundo y verá que no hay nación con este nombre. ”
Sorprendentemente, o no, tal declaración no tuvo eco en la comunidad internacional ni en los diarios más leídos por el público promedio, lo que determina una fuerte tendencia a esconder ciertas cuestiones lo mejor posible, para así poder seguir adelante con el juego desinformativo sobre el programa nuclear de irán y el sanguinario Bashar Al-Assad (sic)
He aquí otro ejemplo de cómo los medios de comunicación eligen las noticias que se mostrarán durante el día, y las que serán censuradas para el resto del público. De esta manera, Israel continúa siendo la nación que lucha contra el terrorismo, cuando en verdad son quienes lo provocan; derrochando el miedo entra la población inocente.
Cuando la nación judía, algunos de sus pobladores “ilustres e intelectuales” y/o mandatarios belicistas son agredidos, la primera cuestión que entra en juego es la del antisemitismo, arma que Israel utiliza a mansalva para callar una gran cantidad de críticas en contra de su política expansionista y sangrienta. Si nos guiamos por la siguiente declaración de Michel Sleiman (Presidente del Líbano), el concepto de racismo o intolerancia cambia de bando;  las declaraciones de Netanyahu hicieron eco en este país, generando palabras como las siguientes [2]:
“La diversidad de Líbano es todo lo contrario al sistema racista de Israel, el cual no tiene lugar en el mundo”
Si, se ha denominado al gobierno de Israel como “al sistema racista de Israel”, ¿quién mejor que éste último para afirmarlo? Un presidente que ha lidiado con la nación judía bastante tiempo. Si usted piensa que Netanyahu se ríe en frente de nuestras narices, está en lo correcto. Un político tan lunático y sin sentimientos con respecto a la vida humana no debería estar a cargo de una nación con tanta historia, a pesar de eso, no sólo lo hace, sino que también es un Primer Ministro respetado en las cúpulas de la ONU y de la OTAN respectivamente.
Los motivos
Seguramente se preguntará el por qué de este odio tan desmedido hacia el Líbano, la respuesta se puede dividir en dos bloques bien separados, los cuales son importantes al mismo nivel.
Motivo 1: El affaire del Líbano con Irán; una relación que viene imponiéndose en el mundo árabe desde los años ochenta, y conforma una suerte de “Triángulo Oriental” con una tercera nación que a Israel no le agrada en lo absoluto, si pensó en Palestina, está en lo correcto. Hezbolá, Hamas, Líbano, Irán, Palestina; la pesadilla de Israel.
Lo que sigue es una fragmento de una declaración del líder del partido-milicia chií libanés Hezbolá, Hassan Nasrallah, para la agencia europapress [3]:
“Tras el discurso del líder supremo de la Revolución Islámica (en referencia al líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei), en el que se establece claramente que Irán apoya a los movimientos de resistencia en el Líbano y Palestina, Hezbolá confirma que nos beneficiamos del sostén no solamente político y moral, sino también material, de Irán desde finales de los años ochenta”
Motivo 2: Cuestiones pendientes de una guerra pasada y el deseo de venganza de Israel para con una nación que ha sido una de las pocas que logró derrotarla. Nuevamente entran en juego declaraciones de Michel Sleiman [4], explicando los motivos de algo que, aparentemente, esperaba:
“[Líbano] es el único país que derrotó militarmente a Israel – que todavía está sufriendo las consecuencias”.
“El Líbano es un país que ha estado presente en la historia desde hace miles de años y sus observaciones [de Netanyahu] no afectarán el estado [al país]“.
A pesar de que Hezbolá y el Líbano mantienen cierto nivel de tranquilidad, Sayyed Hassan Nasrallah, se ha dedicado de esta cuestión diciendo lo siguiente [5]:
“Para hacerle frente a este tipo de amenazas, tenemos que estar atentos sobre lo que está sucediendo a nuestro alrededor dentro del ente [israelí], en nuestra región y en nuestro país”, dijo. “La región está pasando por una etapa sensible y una reestructuración. Nadie puede tratar con el problema del Líbano como el de una isla. Somos parte de esta región y sus estados. Nuestra seguridad proviene de la seguridad de la región y lo que se planea para la región está previsto para nuestro país “
¿Cómo entrará el Líbano en los objetivos de Occidente? Lo que se puede vislumbrar, a grandes rasgos, es que Israel desea debilitar el cerco estratégico de Irán para encerrarlo aún más y, por consiguiente, aislarlo del mundo, geográfica y económicamente.
Israel ha encendido una vez más las mechas del conflicto en Medio Oriente, es cuestión de meses para que una nueva bomba explote.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...